El panorama actual sobre el cannabis en el contexto español es un tema delicado y a debate. ¿Qué sucede? Nos encontramos ante un limbo legal. A pesar de que el consumo de cannabis esté legalmente prohibido y penado, está “permitido” en algunos casos. Sí, y es que, cuando nos referimos a la legalidad de la marihuana en España, lo primero que debemos saber es que, según el territorio del país, la ley será más o menos laxa.

Hemos ampliado este contenido en una página específica, que mantendremos actualizada en función de la legislación vigente. En nuestra página sobre Legalidad de un Club de Marihuana en Barcelona enfocamos más la legalidad entorno a nuestra situación como clubs. Te invitamos a que no te pierdas ninguno de nuestros contenidos.

¿Qué tenemos que tener en cuenta en un contexto en el que el cannabis es fuertemente estigmatizado no solo por el gobierno, sino también por la sociedad y por la misma OMS? Mediante este artículo queremos resumir el panorama legal del cannabis en España y sobre todo en Barcelona. Así, haremos referencia a los vacíos legales que provocan esta situación.

Nosotros abogamos por poner el foco en las leyes que nos hablan sobre la legalidad de la posesión, plantación, consumo y compra del cannabis. En la actualidad, encontramos vigente la popularmente conocida como “Ley Mordaza” del año 2015 que nos habla sobre el consumo y la posesión de esta sustancia.

  • El consumo de marihuana es legal en espacios privados como los hogares o los CSC. Sin embargo, si lo hacemos en vía pública podemos recibir sanciones administrativas y penales. 
  • Su cultivo es legal, pero si no se puede ver desde la vía pública y si es estrictamente para autoconsumo y no con fines lucrativos. 
  • Lo mismo ocurre con la posesión: es legal si la sustancia está en espacios privados y con un peso delimitado. 
  • Por último, la compra de cannabis es ilegal, pero podemos formar parte de una asociación o un club (como el nuestro) que por una mensualidad te abastecerá.

Asociaciones y Clubes Cannábicos, una solución viable y legal para el consumo de marihuana 

Entonces, ¿Qué nos queda? Aunque, en realidad, la gran pregunta es: si el consumo de cannabis está penado, ¿Cómo puede ser que los Clubes Cannábicos (CSC) estén tan en auge? Y la respuesta es que el sistema legislativo tiene lagunas incongruentes que permiten a los CSC operar bajo el manto de la legalidad. 

¿La clave? Simple. Las asociaciones españolas (y de la ciudad de Barcelona) son muy diferentes a las cafeterías de Ámsterdam. Éstas son privadas, requieren membresía y legalmente no tienen permitido publicitarse públicamente. Además, no toleran la compra-venta de cannabis fuera de sus paredes. 

Barcelona, «la nueva Ámsterdam»

En el estado español la legislación es confusa, y más aún cuando nos adentramos en sus diferentes comunidades autónomas. Es así ya que cada comunidad tiene unas leyes concretas (regidas bajo la ley general) que son más o menos laxas con el consumo de cannabis. En el caso de la comunidad catalana, este consumo es altamente permitido: sí, se conoce popularmente como “la nueva Ámsterdam”. 

Y aquí es donde entramos nosotros. Lo hemos dicho, los CSC de Barcelona como el nuestro son muy diferentes a las cafeterías de Ámsterdam, y todo radica en dos claves: bajo la ley catalana el cultivo de marihuana es legal (si es para autoconsumo), pero si este no se puede ver desde la vía pública, y, sobre todo, la posesión es legal si la sustancia está en espacios privados, es decir, dentro de nuestra casa o en los clubs cannábicos. De este modo, se hace tan necesario poder contar con el soporte de un Club Cannábico, ¿no te parece? Asociaciones o clubes como el nuestro se erigen para dar respuesta y solución a las  lagunas de este sistema legal, siendo muchos los beneficios de hacerse socio. Te los resumimos en tres palabras: protección, tranquilidad y legalidad. Suena bien cuando hacemos referencia a un consumo penado fuera del ámbito privado, ¿verdad? ¿Para qué jugársela?