QUIZAS EL CLUB DE CANNABIS MÁS REPUTADO DE BARCELONA.

HomeActualidadNovedades y TendenciasLos efectos secundarios del cannabis

Los efectos secundarios del cannabis

Hay muchas razones por las cuales el cannabis puede mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente para pacientes con cáncer o personas con enfermedades neurodegenerativas, epilepsia, dolor crónico, depresión, trastorno de estrés postraumático o ansiedad. Pero como cualquier sustancia química potente, debe ser manejada con cuidado si no queremos experimentar efectos secundarios no deseados o desarrollar una condición crónica. En este artículo echaremos un vistazo a los posibles efectos secundarios que puede causar el cannabis: los de corto y largo plazo, los positivos y los negativos.

Efectos a corto plazo

La naturaleza psicotrópica del cannabis es un problema que requiere estudio cuidadoso. El tetrahidrocannabinol o THC, el cannabinoide responsable de la sensación de «colocón», puede causar cambios momentáneos en la percepción, la emoción y la cognición. Estos efectos pueden dar lugar a sentimientos de euforia, relajación o percepción sensorial mejorada, y como consecuencia, una mejor comprensión de cualquier comunicación no verbal entre dos personas, y por lo tanto una mayor empatía. Pero en dosis altas, también puede provocar que algunas personas experimenten niveles elevados de ansiedad, inquietud o sensaciones de malestar después de consumir cannabis. Los efectos psicoactivos del THC también pueden producir dificultades para concentrarse, reducir nuestra capacidad de atención y la capacidad de retener nueva información.

Falta de investigación

Es importante mencionar que debido a que la legalidad de la marihuana ha sido objeto de discusión intensa en las últimas décadas, la investigación en el campo no ha sido extensa: nadie quiere invertir dinero en investigar una sustancia que no se puede vender en el mercado legal. Y las pocas pruebas científicas que se han realizado han sido financiadas principalmente por becas y universidades, y por fondos personales de individuos. Esto significa que aún no se conocen por completo las consecuencias a largo plazo del uso del cannabis y se necesita más investigación para determinarlas.

Afortunadamente, hay una corriente cambiante que ha estado impactando las regulaciones sobre el consumo de cannabis a nivel mundial. Cada año, más países legalizan o despenalizan el uso de diferentes derivados de la planta de la marihuana para fines medicinales o recreativos. Por ejemplo, en España, tenemos la posibilidad de acceder a instituciones aprobadas por el gobierno, llamadas asociaciones cannábicas o clubes de marihuana, donde podemos consumir cannabis legalmente. Particularmente aquí, en Barcelona, hay una próspera escena de cannabis: la ciudad es famosa por sus dispensarios de marihuana y por tener uno de los mejores menús de marihuana de alta calidad debido a su clima ideal para el cultivo de la planta.

Efectos a largo plazo

Ahora, gracias a este cambio de perspectiva, el presupuesto invertido en investigación científica sobre la marihuana ha aumentado considerablemente en la última década, y hay muchas cosas que hemos aprendido sobre las implicaciones de su uso a largo plazo.

Efectos positivos

El lado positivo de los efectos a largo plazo del cannabis se puede observar principalmente en personas que transitan una condición de salud, como la ansiedad, la depresión o el dolor crónico, ya que se ha demostrado que los cannabinoides pueden ser de gran ayuda en esas situaciones. También puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer, aliviando los síntomas de la quimioterapia, reduciendo la inflamación, las náuseas y los vómitos, y también disminuye la frecuencia de las convulsiones en pacientes con epilepsia.

Efectos negativos:

Se cree que un uso irresponsable del cannabis, especialmente durante la adolescencia, puede tener un impacto futuro en funciones cognitivas como la memoria, la atención y el aprendizaje. Vale la pena mencionar que la magnitud y la reversibilidad de estos efectos aún son objeto de debate entre los investigadores.

También existe el riesgo asociado con cualquier actividad que implique fumar, independientemente de la sustancia: los problemas respiratorios. Nuestro cuerpo no está diseñado para inhalar humo con frecuencia y un uso a largo plazo o intenso de esta forma de administración de cannabis puede llevar a problemas crónicos como la bronquitis y la irritación pulmonar.

Finalmente, si bien el potencial de adicción del cannabis generalmente es menor en comparación con sustancias como el alcohol u opioides, el uso a largo plazo puede llevar al trastorno por uso de cannabis en individuos susceptibles. Y, en algunos casos extremos, puede ocurrir dependencia física cuando nuestros receptores cerebrales se acostumbran a recibir cannabinoides de fuentes externas periódicamente y disminuyen la producción de endocannabinoides propios del cuerpo. 

En general, podemos decir que existen muchos beneficios en el uso del cannabis siempre que se haga de manera responsable. Esto significa tener cuidado con la frecuencia y la dosis de nuestro consumo, y estar alerta a cualquier signo de posibles efectos secundarios o dependencia psicológica que podamos comenzar a experimentar. Si surgiera alguna duda sobre los efectos que la marihuana pudiera estar teniendo en nuestro cuerpo, siempre es recomendable acudir a un médico. Además, si uno sintiera que está desarrollando una fuerte tolerancia a ella, quizás no sería mala idea tomar un pequeño descanso.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2024 Weed Club The High Class  by PROZEUS. All Rights Reserved.